En estos tiempos ,en los que el mundo va veloz , en los que las novedades tecnológicas ,los modismos , las corrientes de pensamiento relativistas ,cobran gran fuerza , la busqueda de compensaciones inmediatas ,te llevan a querer invalidar ,o,simplemente ignorar ,procesos de extructuración personal , en los que la espera no afanosa , la fe, la esperanza y la caridad ,sean el punto de partida y de llegada. La vida espiritual y propiamente la fe cristiana católica , va quedando un tanto segregada, el adulto pero particularmente el joven , ante realidades que le son hostiles, exigentes o retantes, busca un oasis , donde pueda calmar su sed, estas condiciones ,plantean para la iglesia , que somos todos, la necesidad de verle ,sentirle y vivirle como un campo de refugio y de acción ,donde las pedagogías novedosas , modernas , tambien sean  vehículo ,en la transmisión del perfecto he inalterable Evangelio. Almas generosas, con sentido de pertenencia, impulsadas por el Espiritu Santo ,a dar ,testimonio del amor de Dios, del poder de Dios , de la suficiencia del Padre Creador , para dar plena , perfecta satisfacción y dirección a cualquier realidad , deseo ,proyecto o busqueda humana, seran la semilla que dara fruto y mantenga la fe viva.