¡Te necesitamos!

Se bienvenido y bienvenida ,a este apostolado ,para como piedras vivas ,ayudar en la construcción espiritual del Reino de Dios.

Jesús recorría todos los pueblos y aldeas, enseñando en sus sinagogas , proclamando la Buena Nueva del Reino y sanando toda enfermedad y toda dolencia.

Al ver a tanta gente , sintió compasión de ellos, porque estaban vejados y abatidos , como ovejas que no tienen pastor.

Entonces dijo a sus discípulos: La mies es mucha y los obreros pocos. Rogad , pues, al Dueño de la mies que envíe obreros a su mies.